Mini Carrito

Escuela de Estética Santa Clara Curso de peluquería y belleza Curso de maquillaje artístico Curso de cuidado estético de manos y pies Curso de cosmetología y estética integralEscuela de Estética Santa Clara Curso de peluquería y belleza Curso de maquillaje artístico Curso de cuidado estético de manos y pies Curso de cosmetología y estética integralEscuela deEstética Santa ClaraCurso de peluquería y bellezaCurso de maquillaje artísticoCurso de cuidado estético de manos y piesCurso de cosmetología y estética integral Wiwa Tour a Minca Sierra Nevada Wiwa Tour Sierra Nevada de santa marta Wiwa Tour Playa Cristal Santa Marta Wiwa Tour Cabo San Juan del Guía – Parque Tayrona Wiwa Tour Cabo San Juan del Guía – Parque Tayrona Wiwa Tour Ciudad Perdida Wiwa Tour Ciudad Perdida Tour 4 dias Wiwa Tour Ciudad Perdida Colombia el mundo kogui Ciudad Perdida Colombia Innovamos Colombia Iván Ramos Javier Misat Javier Misat servicios Javier Misat portafolio Quién es Javier Misat Carpas Plegables Bogotá Baterías para Carros Bogotá Club de juguete Súper Datos Telecomunicaciones Simple Comunicaciones Proveedor de internet Cundinamarca New Line Drywall New Line Drywall And Taping New Line Drywall Residential Remodeling New Line Drywall Commercial Remodeling Blinder directorio empresarial Bufety biphosting biphosting.com Hogar Geriátrico Bogotábodylineharmonycolombiatrips.co builtrightrenovation.com Steel SGSST Steel Desarrollo a la medida Steel Software SGSST Steel Software Batería Psicosocial Steel Software Plan Estratégico Vial Steel Asesoría del SGSST Steel Auditoría del SGSST Steel Implementación del SGSST Total Hair Colombia Total Hair Colombia Trasplante Capilar Total Hair Colombia Mesoterapia Capilar Total Hair Colombia Trasplante de barba y bigote Total Hair Colombia Trasplante de cejas Gigi Costa Spa Gigi Costa Spa Estética Corporal Gigi Costa Spa Estética Facial Gigi Costa Spa Servicios Corporativos Gigi Costa Spa Bogotá Norte Total Hair Colombia Total Hair Colombia Transplante capilar Total Hair Colombia Plasma rico en plaquetas

Es amor. Un coleccionista revisa sus objetos con una devoción tranquila. Toma las piezas de su colección con una sonrisilla plácida e irreal que, automáticamente, a los profanos nos hace pensar en cierto grado de locura. La única expresión parecida que logramos recordar remite a las ilustraciones de los libros de texto de la infancia, sobre todo a los de catequesis. Ahí, los personajes realizaban cualquier tarea con una mueca feliz. Al igual que estos, da la impresión de que los coleccionistas pertenecen a un mundo infantil, encerrado en sí mismo.

Un Click de Playmobil, por ejemplo, es para la mayoría un muñeco, sin más. No obstante, un coleccionista percibe un espectro cromático más amplio, ve la calidad de las articulaciones, la gama de los complementos, el olor del material; sabe de memoria el número de serie de cada caja, las mínimas variaciones del logotipo. Y, sobre todo, percibe la historia de su búsqueda, la adrenalina de la caza.

El filósofo y sociólogo Jean Baudrillard calificó el coleccionismo como un candidato a convertirse en mitología que podía ocupar el vacío de la religión, ya que sirve para aplicar un bálsamo frente a la «angustia del tiempo y de la muerte».

La psicóloga Isabel Pinillos escribió una tesis en la que analizó los distintos perfiles psicológicos de los coleccionistas a través de una serie de casos concretos. La raíz de la afición se hunde en varias causas: «Hay factores ambientales y culturales que pueden despertar el interés, en muchas ocasiones en la familia ya ha habido casos de aficionados, pero gran parte de las motivaciones de la conducta son psicológicas», explica a Yorokobu.

Hay muchas modalidades de coleccionismo. Las más extremas y distinguibles son, por un lado, la de acaparar un solo tipo de objeto, con mucho estudio y dedicación, y por otro la de picotear de temática en temática, sin demasiado orden.

En general, «todas se orientan a favorecer el desarrollo y el conocimiento personal, les lleva a aprender muchas cosas, a relacionarse con los demás». «Son personas», desarrolla Pinillos, «que otorgan valor a la estética, a la curiosidad, también atribuyen un valor simbólico a los objetos, les suponen un sistema de valores que, a modo de espejo, revierte en el propio sujeto».

La colección es una prolongación de ellos mismos, un ejemplo de lo que desean ser que, al proyectarse en objetos, se convierte en algo tangible, cierto, innegable

La colección es una prolongación de ellos mismos, un ejemplo de lo que desean ser que, al proyectarse en objetos, se convierte en algo tangible, cierto, innegable. En El coleccionista y su tesoro: la colección, Pinillos cita a Freud: «El poder asignado al tesoro por parte del poseedor le hace creer que lo tiene él mismo».

El coleccionista saca su mundo íntimo al exterior para tenerlo a mano y controlarlo. «La relación que el coleccionista guarda con sus piezas es emocional; puede ser una forma de defensa ante ciertas necesidades insatisfechas. Todos necesitamos autoestima y seguridad, y estas se construyen con las relaciones de apego en la infancia. El coleccionismo puede ser una forma de obtener lo que no se ha disfrutado antes: en la relación con los objetos todo es perfecto, no hay conflictos».

Pinillos encontró un mayor nivel de fallas afectivas en quienes coleccionaban muchas cosas de distintos temas: «Daban mucho valor a ser tratados con comprensión y a recibir el apoyo de los demás, también demostraron más negatividad que otros, eran personas menos realizadas».

El coleccionismo puede ser una forma de obtener lo que no se ha disfrutado antes: en la relación con los objetos todo es perfecto, no hay conflictos

Por esta vía, algunos investigadores han indagado en el coleccionismo desadaptativo, es decir, cuando la conducta se convierte en un problema. Francisca López, experta en adicciones de la Universidad de Granada, ha estudiado esta faceta. Asegura que uno de los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo es, justamente, coleccionar.

Cuando un coleccionista actúa a consecuencia de una desviación en la personalidad, «adquiere el producto para reducir altos niveles de ansiedad, para de desaparezca una emoción negativa, pero cuando lo lleva a casa no le reconforta», indica López a Yorokobu.

López habla de que, en estos casos, «probablemente haya un componente genético importante y un déficit en la parte frontal del cerebro: en la compra o el orden excesivos el rasgo común es la compulsividad».

En la película Adaptatión, inspirada en el libro de no ficción El ladrón de orquídeas, de Susan Orlean, John Laroche, un sucio y mellado cazador de flores, explica a la periodista sus antecedentes como coleccionista:

—¿Y cuántas tortugas llegaste a coleccionar?

—Mmm… perdí el interés poco después.

—Dejé las tortugas por los fósiles de la era glaciar. ¡Coleccioné la hostia! Los fósiles eran lo único que me importaba en este puto mundo… Y dejé los fósiles por los espejos antiguos (…)

— No entiendo cómo se puede dejar una cosa en la que uno ha volcado tanta pasión. En fin, ¿nunca has echado en falta las tortugas… la única razón de vivir que tenías a tus diez años?

—Te voy a contar algo. Una vez me volví loco de remate por los peces tropicales. Tenía 60 peceras en mi casa, buceaba para encontrar los mejores… Un buen día dije ¡al carajo, renuncio a los peces!, y juro que jamás volveré a meterme en el mar. Ya ves que paso un huevo de los peces.

— ¿Pero por qué?

—Se acabaron los peces.

John Laroche mezclaba la compulsividad de la adquisición y la obsesión por el estudio y el conocimiento. En los coleccionistas hay aspectos comunes según Isabel Pinillos: «Les encanta la exploración, gustan de la libertad y la independencia». Se combina el poder de evocación de los objetos con una gran fuerza adictiva. Coleccionar engancha. «Les aporta placer, emociones gratificantes; cuando uno encuentra un objeto que llevaba tiempo persiguiendo —y además está en competencia con otros buscadores—, disfruta de un chute de autoestima impresionante», señala.

A la vez, supone una lucha contra el paso del tiempo. La vocación por crear un universo propio y autosuficiente que pueda controlarse al centímetro nace, según Pinillos, de un mayor miedo a la muerte. «La colección ayuda a exorcizar el paso del tiempo, en ese universo pueden revertirlo, por ejemplo, al buscar piezas más antiguas; vuelven atrás de una manera simbólica».

Un apasionado de la filatelia puede pasar horas indagando en un sello, con la lupa en la nariz, milímetro a milímetro. En ese instante sólo existen los grabados, las pinturas, el gramaje del papel. Enfoca una atención plena, los cinco sentidos. La vida es una estampita y la tiene en su mano, a buen recaudo.

Aveces el coleccionismo es considerado una verdadera majadería por parte de la opinión pública pero, ¿hasta qué punto tienen razón? Analizaremos los verdaderos aspectos de patología que tiene el coleccionismo e intentaremos desmontar algunos mitos de creencia popular.

EL RECUERDO DE UNA INFANCIA FELIZ

Aunque cada vez menos, las muñecas ocupan gran parte de nuestra infancia. Estos objetos se convierten, por tanto, en estandartes silenciosos y muy bellos de un tiempo pasado que para muchas personas fue uno de los más felices de su vida.

Cuando somos pequeños, las muñecas forman parte de nuestro ambiente y nos ayudan a mejorar ciertos valores y aumentar aspectos fundamentales del crecimiento como la empatía -cuya peligrosidad implícita trataremos más adelante en este mismo post-. Las tenemos siempre presentes a la hora de jugar y copan gran parte de los regalos que nos llegan en Navidad.

A priori son un precioso símbolo de nuestra infancia, pero diferentes aspectos culturales han calado en el tejido social y muchas personas al crecer comienzan a asignarlas a sentimientos negativos. Es por esto, por lo que hay un gran número de ciudadanos que consideran enfermos mentales a aquellos que coleccionan objetos relativamente espeluznantes para ellos. “Yo no podría vivir con eso, ¡es de estar mal de la cabeza!”.

Intentemos analizar si estas personas tienen razón y los coleccionistas son todos enfermos mentales que han de acudir a un tratamiento cuanto antes o, por el contrario, los enfermos dentro del coleccionismo pueden contarse con los dedos de una mano.

COLECCIONAR MUÑECAS Y SALUD MENTAL

A pesar de lo que la sabiduría popular suele indicar, el coleccionismo a grandes rasgos no es un problema mental como tal; todo dependerá de diversos factores a tener en cuenta en los diferentes casos de coleccionismo.

En un principio, coleccionar muñecas no es una patología negativa, de hecho, muchos estudios afirman que el coleccionismo libera de estrés a personas que realizan este tipo de práctica. Eugenia, de Gijón, comentaba en el blog Broadly que “Coleccionar Nancys me relaja y me hace desconectar de lo menos agradable de la vida.”

El problema surge cuando esta práctica se torna un tanto siniestra debido a la metodología de la colección o al contenido de la misma. Por ejemplo, coleccionar exclusivamente cabezas de muñeca arrancadas de cada muñeca con un rito de extracción que contenga tintes de creencias mágicas, podría ser un indicio de algún grado de personalidad esquizoide. Hemos puesto un ejemplo exagerado para diferenciar de manera clara a un coleccionista con problemas de uno sano, pero ha de quedar claro que coleccionar muñecas no te convierte en algún ser perverso ni enfermo mental; no todos somos “El coleccionista de muñecas”, ¿verdad?

LA FIEBRE REBORN

Durante los últimos años ha ido creciendo un tipo muy concreto de coleccionismo dentro del mundo de la muñeca: Los bebé Reborn.

COMPRAR LOVELY REBORN

A pesar de su gran fama, casi nadie sabe realmente lo que es un Reborn y qué orígenes tiene este tipo de muñeca. Aprovechando esto, muchos fabricantes han decidido incluir esta palabra en su catálogo por puro marketing, sin tener ningún producto que ofrecer con las características puristas de lo que supone una muñeca Reborn.

Esta muñeca gusta mucho tanto a mayores como a peques por el gran realismo que tienen y por ser tan popular en el boca a boca. Youtube e Instagram son dos redes sociales que han ayudado a hacer crecer esta moda de manera escandalosa.

La fiebre Reborn tiene dos vertientes bastante características de su movimiento: La terapia y el coleccionismo.

Siendo esta última la más común, la vertiente coleccionista de los Reborn fue la que comenzó a dar a conocer el mundo Reborn fuera de las lindes de la afición a las muñecas, llegando a madres, hijas y abuelas y enamorando a todo aquél que se encontraba en el mundo. En Valencia se realiza una exposición de este tipo de objetos -verdaderas obras de arte- de manera anual para que los coleccionistas puedan encontrar la pieza que buscan. Si bien, lo normal es que los coleccionistas incluyan en su colección de muñecas bebé un Reborn como mínimo.

Aprovechamos para recordaros que aunque muchas personas adquieran un reborn para los peques de la casa, estos no son un juguete y recomendamos que no se destine un Reborn para juego infantil, pues es una pieza de coleccionismo.

En este blog explicamos la utilidad de un Reborn para las terapias de duelo por un hijo fallecido, cuyos resultados son positivos en un periodo corto de tiempo pero que transforman en muchos casos este duelo en una obsesión por la evasión de la realidad con estos Reborn, es decir, que las personas tratadas comenzaban a tratar al Reborn como un hijo y no como lo que es realmente para intentar llenar el vacío de sus corazones rotos con el inexistente cariño de una escultura de vinilo ó silicona.

CUANDO DEJA DE SER UN JUEGO

Tener muñecas es maravilloso. Muchas tienen diseños exclusivos que embellecen los rincones de la casa si saben colocarse de manera elegante. Si tenemos muchas, podemos exponerlas de formas que encantarán a nuestros invitados y atraerán todas las miradas curiosas de nuestras reuniones. Pero ¿qué pasa cuando comienzan a formar parte de nuestras actividades diarias casi como una obligación?

COLECCIONAR MUÑECAS: SER EMPÁTICO ES PELIGROSO

A ti, que eres empátic@, jamás se te ocurriría arrancar un brazo a una muñeca, estirar de sus pestañas o pintarle el cuerpo con bolígrafo. Este rasgo tuyo es estupendo, pero también puede ser un arma de doble filo en momentos decisivos de nuestra vida, cuando somos más vulnerables, la empatía puede resultar en un comportamiento maníaco o errático en diferentes áreas de nuestra vida cotidiana. en los coleccionistas ocurre lo mismo, pero extrapolado en sus colecciones. Por ejemplo, cuando una mujer comienza a no discernir entre realidad o fantasía con su colección de Reborns, sí que podemos afirmar que esta persona padece un problema -¡y la ha llevado ahí su alto nivel de empatía!-.

Esto sólo suele ocurrir en casos de coleccionismo de muñecas bebé, aumentando dichos casos en los coleccionistas Reborn cuyas vidas estén comprometidas por un proceso de duelo (infertilidad, no-natos o recién nacidos fallecidos, entre otros).Cuando se adquiere un Reborn para un proceso de duelo que se alarga en el tiempo, deja de convertirse en una simple práctica de “coleccionar muñecas” para convertirse en la suplencia de una carencia acusada en sus vidas. En estos casos, cuando esto se torna obsesión y forma parte de su rutina es cuando se recomienda la visita a un especialista para que se pueda determinar con mejor ojo clínico si esta persona padece realmente un problema.

QUE NO CUNDA EL PÁNICO: COLECCIONAR MUÑECAS NO ES DE ENFERMOS

En conclusión, hemos visto el coleccionismo no es en sí una práctica nociva si no se llegan a extremos obsesivos, esquizoides o maníacos y puede llegar a ser beneficioso para nuestros niveles de estrés. Podéis informaros de manera más amplia en páginas que explican el perfil del coleccionista -que no necesariamente ha de coleccionar cosas- y echando un vistazo a todos los aspectos posicológicos que derivan de esta condición que pueden ser tanto positivos como negativos. ¡Todo depende de cómo llevemos a cabo nuestra colección!

Recordad siempre estos argumentos a la hora de hablar con cualquier persona que quiera meteros en el saco de los enfermos mentales sin a penas haberse documentado siquiera del perfil clínico del coleccionista. Además, el escoger muñecas para coleccionar denota que se tiene un alma cálida de niñez perpetua e inocencia que seguro mucha gente de tu entorno te ha comentado que tienes. ¿Qué hay de malo en ser dulce e inocente?

Los niños ya han empezado a escribir sus cartas a Papá Noel y a los Reyes Magos con los regalos que más desean este año. Aunque es importante encontrar un equilibrio en las compras para evitar una avalancha de regalos, que no beneficia en nada a los más pequeños, como por ejemplo aplicar la regla de los cuatro regalos, hay algunos juguetes “populares” que son especialmente deseados estas navidades. Os contamos cuáles son los juguetes más pedidos por los niños este año para regalar en Navidad.

Ksi-meritos

Los Ksi-Meritos son los juguetes de moda que llegan desde México y gozan de popularidad también en nuestro país. Su línea “Neonatos” ha llegado a España para quedarse. Son unos muñecos que vienen del espacio exterior, de un planeta llamado “Neonatitlán”, y que los niños tienen que adoptar y cuidar con ayuda de la enfermera Tania que comparte a través de YouTube videos sobre cómo cuidarlos.

The Bellies

Similar a los anteriores, los Bellies son muñecos interactivos a los que hay que cuidar, quitarles el cordón umbilical y luego empezarán a hablar. Además, al colocarlo junto a otro Belly, se reconocen y hablan entre ellos. Vienen con biberón, mantita y chupete personalizado. Mide 17 cm y se recomienda para niños a partir de 3 años.

Poopsie Unicornio Slime Surprise

Los unicornios y el slime están de moda y en este juguete se combinan las dos cosas. Es un unicornio al que le das de comer slime y hace caquita. Por supuesto es una caca “mágica” con purpurina de colores y que cambia de color. Es una de las estrellas de estas Navidades.

Beyblade Burst Evolution

Las batallas de peonzas causan furor entre los niños. La línea Beyblade ofrece juegos para crear batallas de peonzas coleccionables e intercambiables. Incluye un set para hacer batallas y dos peonzas. Recomendado para más de 8 años. La versión Evolution está a la venta en El Corte Inglés (agotada online).

Nintendo Switch

La Switch es el último acierto de Nintendo y una de las consolas más pedidas por los niños para las próximas Navidades. El secreto de su éxito es que está diseñada para llevarla dondequiera que vayas, transformándose de consola para el hogar a consola portátil en un instante.

Playstation 4 slim

La última consola slim de Playstation PS4 es de los juguetes más populares entre los adolescentes. Disponen de una enorme variedad de juegos, además de la posibilidad de jugar online, entre otros, al juego más popular del momento, Fortnite.

LOL Surprise

Son bolas que contienen muñequitas que se coleccionan. La que vemos aquí pertenece a la edición limitada Pearl Surprise que incluye dos muñecas y accesorios.

LOL Surprise Pets

Con el mismo concepto, han lanzado también figuras de mascotas coleccionables. Lo atractivo para los niños está en el unboxing ya que al abrir la bola encuentran siete capas de sorpresas: adhesivo de mensaje secreto, hoja de pegatina de colección, encanto de botella de agua, zapatos, traje, accesorio y la Mascota LOL.Pets.

Bebé Llorón de IMC

Los bebés llorones de IMC Toys son nº 1 de ventas en muñecos en Amazon. Si le quitas el chupete llora con lágrimas de verdad y hace sonidos. Los hay también más pequeños, 24 modelos diferentes para coleccionar, que vienen dentro de una casita sorpresa. Para niños mayores de tres años.

Casa de los cuentos de Pinypon

Las figuritas de Pinypon siguen siendo de las más populares entre los más pequeños.En la casa de los cuentos hay lugar para todas las figuras de cuento; la torre de Rapunzel, la cocina que comparten Cenicienta y Blanca nieves, la cama con el lobo de Caperucita, la habitación de Wendy para Peter Pan, el taller de carpintería de Gepeto. Incluye la figura de Cenicienta.

Tyrannosaurus Rex de Jurassic World

Es un mega dinosaurio de casi un metro y detalles y acabados súper realistas. Un regalo ideal su tu hijo es un amante de los dinosaurios. Tiene patas y brazos articulados y mandíbulas muy anchas que se pueden abrir y cerrar, y puede engullir hasta 20 minifiguras de acción enteras de dinosaurios (que se venden por separado).

Acuario de Playmobil

Playmobil es siempre un acierto seguro. Entre sus últimas novedades, el acuario de la colección Family Fun está entre los juguetes más pedidos por los niños. Con terraza, cueva, ventanas con vistas panorámicas y una cúpula que permite observar a los leones marinos. Incluye una plataforma giratoria y 3 figuras. Recomendado para más de 5 años.

Lego Mindstorms

Es una línea de robótica para niños fabricado por la empresa LEGO, con elementos básicos de las teorías robóticas, como la unión de piezas y la programación de acciones en forma interactiva. Incluye 550 elementos LEGO Technic. Recomendado para mayores de 10 años.

Megagaraje Hot Wheels

Megagaraje que incluye 36 plazas de aparcamiento y espacio de juego para más coches de la colección Hot Wheels. Se puede conectar con otras pistas de Hot Wheels, y viene con cinco vehículos Hot Wheels y un helicóptero.

Fábrica de slime

Una fábrica para que los niños hagan su propio slime con un polvo para crearlo, así como accesorios (confeti, purpurina, pegatinas, figuras, etc). Incluye una mezcladora para prepararlo. Recomendado para + de 6 años.

Dobble

Es un juego de mesa con más de 50 símbolos para entrenar la rapidez y los reflejos. Hay dos versiones: para los más pequeños (Dobble Kids para más de 4 años) y el clásico para mayores de seis.

Nenuco Happy Doctor

Una de las últimas novedades de Nenuco, una consulta médica interactiva con app de realidad aumentada que se descarga en una tablet o móvil, aunque también se puede jugar sin la app. Permite llevar un control del historial de los pacientes, hacer revisiones, atender urgencias y cuenta con accesorios como una pulsera que indica si el bebé tiene fiebre. Recomendado para más de tres años.

Nancy Youtuber

La Nancy de toda la vida se actualiza, y ¡ahora es Youtuber! Incluye una app, que no requiere conexión a internet, con la que los niños y niñas podrán crear su propio canal de Youtube, editar sus vídeos y compartirlos de forma ficticia. Recomendado para mayores de 3 años.

Cars3 pista de carreras Florida

El megacircuito de carreras de Cars3 es el más grande de la historia de Cars de Disney Pixar, al montarlo mide más de metro y medio de largo. Tiene un propulsor que lanza los coches por el circuito a una velocidad increíble, incluye un coche y está recomendado para niños mayores de 4 años.

Hatchimals

Están entre los juguetes más pedidos por los niños desde hace un par de años. Consiste en un huevo de juguete que esconde dentro una mascota virtual que aún no ha nacido. Al proporcionarle buenos cuidados, el huevo eclosiona y nace una mascota interactiva a la que tendrán que seguir cuidando.

FurReal Friends

Son peluches interactivos que reaccionan a los cuidados de los niños. Por ejemplo, este perrito salta y ladra cuando agitas tu mano o le das palmaditas en la cabeza, y se sienta cuando le acaricias el lomo. Actúan como mascotas de verdad y son suaves como un peluche.

Patrulla Canina – Centro de entrenamiento

La Patrulla Canina sigue causando furor entre los más pequeños. Este es el centro de Formación de Rescate de Patrulla Canina para entrenar a todo el equipo para sus misiones. Para niños a partir de 3 años.

Sylvanian Families

Estos adorables personajes son objeto de deseo de los más pequeños. Son figuras de animales de colección con brazos y piernas movibles y todo un mundo a su alrededor. Esta casa de muñecas con varias habitaciones, mobiliario e iluminación incluye dos figuras y está recomendada para niños mayores de tres años.